top of page

COMO APRECIAR LAS COSAS SIMPLES DE LA VIDA

Como crear esos momentos que nos hacen felices para mantener nuestra salud mental como madres


Como crear esos momentos que nos hacen felices para mantener nuestra salud mental como madres
Como apreciar las cosas simples de la vida

La primera noche que traje a mi primer bebé del hospital a mi casa, me sentía como perdida, como que esta nueva versión de mi era completamente desconocida y para serte franca, estaba aterrorizada.  El convertirte en mamá no es fácil, especialmente con el primero ya que es la primera vez que dejas de pensar en ti solamente para atender a otro ser humano que depende completamente de ti.  Es entonces cuando comienza la jornada de días largos y noches muy cortas.  Las desveladas, la falta de tiempo, y el correcorre se apoderan de tu vida y es cuando tenemos que aprender a extraer el placer de las cosas más simples en la vida, esas cosas que nos traen felicidad y que antes no apreciábamos para ayudarnos a que la carga del día a día sea más agradable.

 

Lo que no sabía y que me hubiese gustado saber

 

A pesar de que estaba completamente enamorada de mi hijo, algo que continua hasta el día de hoy, 18 años más tarde.  Extrañaba mi vida anterior a ser mamá, ya no tenía tiempo ni energía para ir al gimnasio, o leer un libro, algo que me encantaba hacer.   A todas las madres de mi generación, especialmente si eres latina, nos adoctrinaron que el bebé es primero que todo, aun primero que tu propio bienestar.  Con esa mentalidad empecé la crianza de mis dos primeros hijos y cuando me enteré de que venía una tercera, casi me da un ataque al corazón. 

 

Estaba exhausta, ansiosa y no sabía si iba a poder seguir adelante.  Hasta que escuché a alguien decir, “está bien pensar en ti primero, si tu no estas bien, no puedes cuidar a nadie” fue entonces que algo hizo clic en mi cerebro y empecé a modificar mi manera de ser madre.  Muy al contrario de lo que mi mamá me enseñó, por la doctrina de los tiempos en los que ella fue criada, aprendí a disfrutar el proceso de ser mamá.  Definitivamente algo que me hubiese gustado aprender antes, para poder haber disfrutado aún más de mis dos primeros bebes.

 

¿Qué fue lo que cambió?

 

Cuando llegó mi tercera hija, decidí que iba a disfrutar cada etapa, aun las desveladas.  Así que aprendí a buscar oportunidades dentro de mis responsabilidades como mamá para disfrutar de cosas que a mí me gustan.   Tuve la bendición de tener una bebé sana, pero, aun así, los primeros tres meses ella se despertaba a comer en el medio de la noche.  Como bien dicen que “guerra avisada no mata soldado” me preparé mentalmente a que la niña se iba a despertar a las 2 o 3 de la mañana y busqué algo que me gustara hacer mientras le daba su comida. 

 

Yo soy fanática de Law and Order: SVU, y desde que me convertí en mamá no había podido ver la serie.  Esto es antes de que existiera streaming, algo que las mamás de hoy en día pueden aprovechar.   Poco sabia que había un maratón de mi serie favorita cada noche en un canal de cable.  Así que me acostaba como a las 10PM, pensando en que a eso de las 3 am, mi hija se despertaba para comer y yo podía ver la serie que tanto me gustaba.  Entre darle el pecho y sacarle los gasecitos veía un episodio cada noche.  Incluso, empecé a despertarme antes que la niña en anticipación a mi nuevo hobby.

 

Con este ejemplo te digo que cuando tienes la actitud de disfrutar, no importa las circunstancias, todo se hace más agradable.  Yo me despertaba feliz porque vería mi serie y esa energía la sentía mi hija, quien terminaba de comer tranquila y volvía a dormir hasta las 9 am del día siguiente.  Lo que cambio no fueron las circunstancias, sino mi actitud hacia lo que estaba haciendo. 

 

De igual manera, no podía ir al gimnasio teniendo 3 niños pequeños, en lugar de amargarme trate de buscar una alternativa para hacer ejercicio.  Mis dos hijos mayores ya estaban en pre-escolar.  Siempre me gusto caminar, así que después de dejar a los dos mayores en la escuela, agarraba el coche de mi bebé y me la llevaba al parque que más me gustaba para dar una vuelta caminando.  Hacia ejercicio y mi hija disfrutaba de un paseo afuera.  No es exactamente el gimnasio, pero me mantenía activa y hacia algo que me hacía feliz.

 

¿Que son “las cosas simples de la vida”?

 

Con los ejemplos que te mencioné anteriormente, la definición de “cosas simples” se refiere a los placeres sencillos y los pequeños momentos que nos aportan alegría en nuestro día a día. Son los momentos que a menudo se pasan por alto o se dan por sentado y que se pueden encontrar en las rutinas y actividades ordinarias que realizamos. 

 

Esta manera de pensar me ayudó a estar consciente de las cosas que me hacen feliz, y aprendí a integrarlas con aquellos momentos que pueden parecer tediosos pero que son necesarios.  Hasta el día de hoy que ya mis hijos casi todos son adolescentes, uso esta técnica para que todos los días sean más agradables.  Aunque, para ser honesta, ya tengo más tiempo del que tenía cuando eran pequeños.

 

¿Por qué el disfrutar de esos simples momentos de la vida ayudan a tu salud mental?


Como apreciar las cosas simples de la vida
Como crear esos momentos que nos hacen felices para mantener nuestra salud mental como madres

Las cosas simples que disfruta cada persona son subjetivas, y el estar consciente de apreciarlas depende completamente de ti.  Es muy fácil el pasar por alto esos momentos pequeños de la vida, pero aquí te digo porqué es tan importante para tu bienestar en general y para tu salud mental el prestar atención y aprovecharlas:

 

1-    Te ayuda a ser más positiva:  Apreciar las pequeñas cosas de la vida puede aumentar nuestras emociones positivas, como la felicidad, la gratitud y la sensación de paz.

 

2-    Cultiva la atención plena: Prestar atención a las pequeñas cosas de la vida requiere que estemos presentes en el momento y practiquemos la atención plena. Se ha demostrado que este estado de conciencia reduce el estrés, mejora la claridad mental y mejora el bienestar en general.

 

3-    Desarrolla resiliencia: El encontrar alegría en nuestro día a día puede ayudarnos a desarrollar una mentalidad resiliente al cambiar nuestro enfoque de lo que nos falta a lo que tenemos. Esta perspectiva positiva puede ayudarnos a afrontar mejor los desafíos y los contratiempos, contribuyendo a una mejor salud mental.

 

4-    Fomenta la gratitud: Practicar la gratitud puede cambiar nuestra mentalidad de escasez a abundancia. La gratitud se ha relacionado con la felicidad, con la mejoría en las relaciones personales y un mayor bienestar mental en general.

 

Practica y practica hasta que se te vuelva un hábito

 

¿Cómo apreciar las cosas simples de la vida? Al principio puede que el tratar de apreciar las cosas que tomas por seguro y que, hasta puedes ver como insignificantes, no llegue naturalmente.  Como todo en la vida, el estar presente y consciente de apreciar estos momentos lleva práctica, pero es más fácil de lo que piensas.  Solo tienes que prestar atención a las pequeñas cosas que te hacen feliz.  Por ejemplo:

 

·      Un café caliente en la mañana

·      La luz y el calor del sol

·      Una caminata por el parque

·      Un abrazo de tus hijos

·      El leer, aunque sea una página de un libro que te guste antes de dormir

·      Escuchar un podcast o música que te guste camino al trabajo

 

En fin, son cosas que están ahí en medio del caos de tu día a día y que, si decides prestarles atención, pueden alivianar la carga de tus obligaciones y tu rutina.  Busca esos momentos que te hacen feliz y se intensional al hacerlo.  Comparte conmigo algunos de ellos en los comentarios.

 

 

Comments


bottom of page