top of page

CÓMO DORMIR MEJOR EN LAS NOCHES SI TIENES UN BEBÉ RECIÉN NACIDO

Actualizado: 16 sept 2023

Cómo implementar una rutina para lograr que tu bebé duerma toda la noche la mayor parte del tiempo.


Las rutinas para reducir el estres
Cómo implementar una rutina para mantener a los padres con menos estrés

Cuando la gente se entera de que tengo cinco hijos, la pregunta que siempre continúa la conversación es ¿Cómo haces con cinco? La respuesta tiene dos partes, la primera es, no tengo otra opción y la segunda es ‘las rutinas.’


Cuando fui productora de televisión de un show matutino hace varios años atrás, no tenía hijos, pero me tocó la asignación de un segmento que se llamaba “Primeros Pasos” y tenía que ver con el desarrollo de los niños desde que nacen hasta los 3 años. Poco sabía que este segmento sería una fuente de conocimiento impresionante para lo que vendría, mis cinco hijos.


Una de las entrevistas que se me quedó muy marcada en la mente fue acerca de la importancia de las rutinas para el cuidado de los bebés. Así que cuando tuve a mi primer hijo, me puse manos a la obra y apliqué lo que aprendí acerca de las rutinas y no he dejado de hacerlo ni ahora que mis hijos casi todos son adolescentes.


Lo que entendí muy temprano en mi jornada como mamá es que las rutinas no solamente ayudan nuestro hijo, también nos permiten controlar nuestro propio tiempo. No te voy a mentir, no es que tendrás todo el tiempo del mundo, pero por lo menos podrás contar con pequeños momentos para dedicarte a ti y eso es sumamente importante para tu cuidado personal y emocional.


Si eres mamá primeriza, la rutina más importante que debes establecer es la del sueño. La queja más común entre los padres de infantes son las noches sin dormir, esto no solo te pone irritable, impaciente y malhumorada. También puede bajar tus defensas y el enfermarte no es una opción con un bebé pequeño. Así que, sin más preámbulo, aquí te doy unos consejos que me ayudaron a que mis 5 hijos, incluyendo mis gemelas, aprendieran a dormir toda la noche tan pronto como a las pocas semanas de nacidos.


Los bebés responden a la predictibilidad


El saber que viene después ayuda a que los seres humanos controlemos la ansiedad, este mismo principio aplica a los bebés. Además, ayuda a que el bebé se relaje y entienda, aún a su corta edad, que llegó su hora de dormir. Es por esto que el establecer una rutina, sobre todo por las noches, es tan importante y una herramienta muy útil para los padres.


Con mis cinco hijos, empecé a establecer la rutina a semanas de nacidos. Una de las cosas que me ayudó mucho, es el crear un ambiente apropiado para que mis hijos duerman bien. Mi consejo principal es que los pongas en su propia cuna y en su cuarto después de las 8 semanas. Si esa no es una opción para ti, trata de que su espacio en el cuarto que este sea solo para el bebé.


Es importante evitar poner la cuna cerca de una ventana, pues la luz puede filtrarse entre las persianas o cortinas y perturbar el sueño de tu hijo. De igual manera, procura poner la cuna estratégicamente para que él bebé no te vea entrar ni salir de la habitación. Una vez que el cuarto ya está arreglado y listo, comienza a crear una rutina para ponerlo a dormir.


La Rutina que me Funcionó


Primero que todo, establece una hora para la rutina y empieza siempre lo más cerca posible a esa hora TODOS los días. No pienses que porque acuestas a tu bebé más tarde, despertara más tarde. Lo que ocurrirá es que no dormirá lo suficiente en las noches pues usualmente un bebé despierta a la misma hora, aunque lo acuestes a las siete o a las doce de la noche.

En mi caso, mis hijos empezaban su rutina aproximadamente a las siete de la noche y no despertaban sino hasta las siete de la mañana del día siguiente. Mi rutina fue siempre la misma con los cinco.


7:00 PM ¡Hora del baño! Prepara un baño tibio, procura que no haga ni frio, ni calor en el ambiente.


7:15 PM ¡Abrígalo! Cuando saques al bebé del baño, ponlo en un lugar confortable para secarlo. Dale un masaje con una loción, preferentemente sin olor para evitar reacciones ya que muchos recién nacidos tienen la piel muy sensible y delicada. El masaje debe ser suave y por todo su cuerpecito. Luego vístelo, péinalo y ponle un poquito de perfume en su ropita (no en la piel) para que familiarice ese olor con la hora de dormir.

7:30 PM ¡Hora de la leche! Si él bebé está lactando, trata de tenerlo de 10 a 15 minutos en cada lado. Si su alimento es fórmula, no excedas la cantidad que debe tomar de acuerdo con su edad y peso. Es un mito que un bebé duerme más si come más, tiene que comer lo suficiente, el excederse puede causarle cólicos e inclusive reflujo. Otro mito es el darle cereal de arroz en la fórmula, esto no hará que duerma más pero si puede estreñir a tu bebé ya que el arroz tiene esa desventaja. Es importante sacarle bien los gases antes de acostarlo.

8:00 PM ¡A dormir! Una vez que tiene la barriguita llena es hora de ponerlo en la cuna. Procura que el cuarto tenga una luz tenue, ponle una música suave que él bebé asocie con la hora de dormir, méselo un par de veces, dale su besito y ponlo a su cuna sin estar completamente dormido para que aprenda a dormirse solito.


Al principio llorará un poco, no lo levantes, confórtalo en su misma cuna tocándole un poco la pierna para que sienta que mamá está a su lado. Puedes moverlo suavemente o utilizar el chupón o pacifier para calmar su ansiedad. Poco a poco, él bebé se acostumbrará a su rutina y para el tercer o cuarto mes ya debe de estar durmiendo la noche entera.


Adapta tu rutina al horario que te funcione y se consistente con ella. Las circunstancias de cada familia son diferentes. Lo importante es crear la rutina y respetarla.


La importancia de involucrar sus cinco sentidos


Los seres humanos conectamos nuestras experiencias con nuestros sentidos. ¿No te ha pasado que escuchas una canción de antaño y te transporta en el tiempo al momento en el que la escuchaste? Lo mismo sucede con los bebés y de una manera más intensa, pues cada nueva estimulación crea una reacción en sus neuronas y en su cerebro que continúa en desarrollo hasta sus 25 años.


Con esto en mente, involucra sus cinco sentidos en su rutina de la noche.

  • La vista, utilizando una luz tenue en la habitación.

  • El oído, poniéndole una música suave de preferencia la misma cada noche para que él sepa que esa es la melodía antes de irse a dormir.

  • El tacto, realizando un masaje relajante.

  • El olfato, acostumbrándolo a un olor que le indique que va a dormir, puede ser el perfume en la ropa después del baño.

  • Y el sentido del gusto, dándole su leche antes de dormir.

Estos estímulos lo ayudaran a relacionar la rutina de la noche con la hora de dormir.

En mi caso, esta rutina funcionó de maravilla con mis cinco hijos. Te aseguro que con perseverancia y consistencia con tu rutina llegara a dormir toda la noche y tú también ¡Dulces sueños!


Comentarios


bottom of page