top of page

5 FACTORES QUE DEBES CONSIDERAR AL DECIDIR SI TIENES OTRO HIJO

¿Me quedo con uno solo? El dilema del segundo bebé



¿Me quedo con uno solo? El dilema del segundo bebé
Lo que debes considerar al decidir si tienes otro hijo

A veces me imagino cómo sería mi vida hoy si solo hubiese tenido un solo hijo en lugar de cinco. Inclusive me imagino cómo sería si tuviese “solo” dos. Honestamente, en mi caso, mis hijos llegaron sin pedir mucho mi opinión. Ninguno fue planificado, creo que esa es la manera en que la mayoría de los que tenemos muchos hijos nos metamos en esta aventura.


Como mamá de cinco, mi consejo a las mujeres que tienen un solo bebé es pensarlo bien antes de decidir tener más niños. La información es la mejor herramienta para poder determinar lo que nos conviene a cada una. El pensar en nuestro bienestar primero a la hora de decidir si queremos ser mamás de nuevo o no, no es egoísta, es responsable ya que nosotras seremos las que llevaremos la mayor parte del trabajo. De esta decisión depende el bienestar de nuestra familia, por lo que aquí te digo 5 cosas que debes considerar al decidir si tienes otro hijo.


1- Toma en cuenta tu salud mental


Haciendo mis investigaciones para escribir este blog, encontré que la ciencia no respalda la salud mental de mamás de muchos hijos.


Investigadores de la Universidad de Melbourne analizaron 16 años de datos de la Encuesta sobre Dinámica de Hogares, Ingresos y Trabajo en Australia. Descubrieron que ambos padres mostraron mejoras en la salud mental después de tener su primer hijo, pero que un segundo hijo duplica la presión del tiempo de los padres, añadiendo más estrés a sus vidas y afectando negativamente su salud mental.


La salud mental de la madre se ve más afectada que la del padre de un segundo bebé, según este estudio publicado en el 2018. Los investigadores dicen que las madres experimentan mayores niveles de estrés cuando se trata de criar a sus hijos porque tradicionalmente las mujeres cargan con más responsabilidades de cuidado infantil en el hogar. “Los padres también ven su salud mental empeorar con el segundo hijo, pero a diferencia de las madres, su salud mental se estabiliza con al poco tiempo el nacimiento del segundo hijo. Claramente, los padres no enfrentan la misma presión crónica de tiempo que las madres a largo plazo” concluye este estudio.


Entre sus sugerencias, los investigadores destacaron la necesidad de que las instituciones compartan el cuidado de los niños a través de políticas laborales más flexibles para los nuevos padres, así como programas de apoyo para el cuidado de los niños, especialmente en edad preescolar. Esto reitera la importancia de la frase: se necesita una villa para criar a un niño.


2- ¿Cómo otro bebé impactara la dinámica de tu familia?


Dependiendo el momento en el que decides tener otro bebé tiene mucho que ver con el impacto inmediato que tendrás en la dinámica familiar. En mi caso, yo tuve cinco, pero te puedo contar mi experiencia por etapas para que entiendas la dinámica de cada situación.


Mi segundo bebé llegó a los 16 meses de mi primer hijo, ósea año y medio, por lo que a mí me tocó lidiar con las necesidades de dos bebés a la vez. Esto trajo no solamente estrés a mi día a día, también añadió estrés a la relación con mi esposo ya que el cansancio de cuidar dos niños que dependen completamente de nosotros no ayudó la situación, estábamos irritables y como en ese entonces yo tenía un fuerte complejo de ‘Wonder Woman’ o ‘super mom’ no contaba con la ayuda necesaria para hacer de este proceso algo menos estresante.


Mi tercera niña llegó cuatro años después de la segunda, y puedo decir que definitivamente, esa fue la más fácil de todas. Ya sabía lo que estaba haciendo, no me complicaba y ni las desveladas, ni todo lo que conlleva un nuevo bebé me afectó de gran manera. Mis dos hijos grandes ya tenían 5 y 6 años y fueron parte de ayudar a cuidar a su hermanita. La verdad fue fácil en cuanto al estrés. Mi mamá me ayudaba con la bebé permitiéndome seguir con mi trabajo y el cuidado de dos niños en edad escolar.


Cuando llegaron las gemelas, la sorpresa más grande de mi vida, tema para otra ocasión, mi tercera hija solo tenía 2 años y medio. El mayor reto fue el retroceso que sufrió mi hija por la llegada de no solo un bebé, sino dos. La niña que estaba potty trained volvió a los pañales, las pataletas se agudizaron, y la que era una niña tranquila se volvió irritable, tratando constantemente de llamar la atención a cualquier costo. Con el tiempo y con la ayuda de mi familia, todo se estabilizó poco a poco y las aguas volvieron a su cauce.


Estas tres etapas en mi vida pueden ilustrar cómo el momento y las circunstancias en la que aumentas el número de miembros en tu familia afectan la dinámica de tu vida. Obviamente, cada bebé y cada familia son diferentes, pero si me preguntas, la mejor manera de tener otro bebé es esperar un tiempo prudente para que tu primer hijo sea parte del proceso de añadir un nuevo miembro a la familia. Si puedes planificarlo, trata de que tu hijo pase los 3 años para empezar a buscar al segundo. El bebé llegara cuando tu hijo comience la escuela y eso te dará más espacio para respirar y para que la nueva llegada no sea tan abrumante.


3- ¿Qué pasa si mi segundo hijo no es tan bueno como el primero?


Esta es una de las preguntas que muchas madres de hijos únicos se hacen a la hora de considerar tener otro bebé. Es una pregunta muy válida, ya que cada bebé llega con su propio temperamento y su personalidad. Yo te diría que esto es una lotería, no hay nadie que te pueda decir que el segundo hijo será peor o mejor que el primero, lo que si te puedo decir es que será diferente.


De todas maneras, hay cosas para las que te puedes preparar. Empecemos por lo difícil, si es más trabajo, otro niño implica otro set de responsabilidades y tareas a realizar. Como cualquier cambio en tu vida, otro niño conlleva modificar tu rutina y eso siempre causa un poco de ansiedad. La buena noticia es que los seres humanos somos seres de hábito y con el tiempo formarás una nueva rutina que incluirá a tu nuevo bebé. Esto hará que tu día a día no sea tan caótico como te lo imaginas. Como con tu primer hijo, tendrás momentos de completo desespero, pero poco a poco te darás cuenta de que, si tomas las cosas con calma y una cosa a la vez, tú puedes sobrellevar lo que venga.


Seguimos con lo que se hace más fácil en este proceso. Cuando tuve a mi primer hijo, todo fue un shock, desde el parto, hasta aprender a alimentarlo correctamente y lograr que duerma la noche entera. Son cosas que no sabía como hacer y que mi hijo me fue enseñando poco a poco. Al llegar la segunda, ese proceso fue mucho más sencillo, ya sabía lo que tenía que hacer en cuanto a su cuidado y principalmente, aprendí a eliminar muchas cosas que complicaban mi vida con el primero sin motivo. La experiencia te ayudara a que el segundo no te cause tanto estrés como el primero en cuanto a su cuidado. Eso sí, en esta segunda vuelta te tocara lidiar con dos niños a la vez, así que la aventura continúa.


Concluyo esta sección contándote lo que fue diferente para mí. Me di cuenta de que no hay un templete que puedas utilizar para criar a tus hijos, que cada bebé llega con su propio temperamento y personalidad. Pero, contrario a ser algo complicado, fue más bien muy divertido con obvios momentos de caos. El aprender a conocer a cada uno de mis hijos y entender que no son iguales, me enseñó a ser flexible, a comprender que los seres humanos llegamos al mundo con un set único de virtudes y defectos que nos hacen auténticos.


4- El estigma del hijo único


¿Cuándo tienes otro? Esta es la pregunta que sigue a ¿Cuándo te casas? y a ¿Cuándo tienes un bebé? Y es que por generaciones la sociedad, ha puesto presión en las mujeres con una secuencia de eventos que deben suceder en “el orden correcto” para que una mujer se sienta “realizada”. Afortunadamente, las nuevas generaciones de madres se dieron cuenta de que no hay nada escrito en piedra y que el destino de sus vidas solo lo escriben ellas. De hecho, las familias con un solo hijo están experimentando un enorme crecimiento, de 10 millones en 1972 a aproximadamente 14,4 millones en 2020, esto según la Oficina del Censo de EE. UU.


A pesar de este crecimiento, aún existe un estigma alrededor de tener solamente un hijo. Gran parte de esto se remonta a un libro escrito por un psicólogo llamado G. Stanley Hall en 1896, quien sostenía que los hijos únicos son “peculiares, propensos a tener más amigos imaginarios, solitarios y egoístas.” Sin embargo, el concepto de síndrome del hijo único se queda corto cuando se analiza más recientes investigación sobre este grupo de niños, al igual que los estigmas sobre los hijos del medio o los mayores. Los hijos únicos no están más destinados que cualquier otro niño a volverse "difíciles" o mimados.


Los expertos también afirman que el número de niños en una familia o el orden en el que nacen no afectan su desarrollo ni su personalidad. Las investigaciones muestran que es más el estilo de crianza el que influye enormemente en la vida de los hijos. La atención y el apoyo positivos de los padres son clave para un desarrollo saludable independientemente de si es un solo hijo o varios.


5- Como un segundo hijo impactara las finanzas de la familia


Donde come uno, comen dos. Este es un dicho muy popular entre las familias hispanas y en parte es verdad, pero lo que no te dicen es que dos comen menos porción de alimento que cuando es solo uno. Es decir, otro hijo si afectará tus finanzas y cambiará las necesidades de tu casa. Ya sea que represente comprar más formula, más pañales o pagar otra cuota de day care, etc. Tu bolsillo si notara un cambio para el cuál debes planificar con antelación y estar preparado. Esto conlleva investigar un poco.


En 2017, el Departamento de Agricultura de EE. UU. publicó un informe que proyectaba que los padres gastarían $233,610 para criar a un niño nacido en 2015 desde su nacimiento hasta los 17 años. En 2022, el Instituto Brookings publicó un análisis que estimaba que el costo de criar a un niño nacido en 2021 aumentaba a cerca de $ 310,605, gracias a la inflación. ¿Por qué tanto? Aquí te dejo una lista de cuatro costos comunes asociados con tener un hijo:


¿Me quedo con uno solo? El dilema del segundo bebé
Lo que debes considerar al decidir si tienes otro hijo

1- Cuidado de la salud

2- Comida, pañales y ropa.

3- Servicios de cuidado infantil

4- Ahorros para educación y universidad


Cuando multiplicamos esto por dos, es fácil espantar la idea de tener otro hijo. Sin embargo, como alguien que tiene cinco te puedo decir que si planificas y administras lo que tienes, tus finanzas pueden estirarse en maneras que ni te lo imaginas. Lo único que toma lograrlo es un concepto sencillo de entender, pero difícil de hacer, disciplina.


Otra cosa que es importante considerar, en especial las madres, son las ambiciones profesionales que tienes pues inevitablemente el mayor peso del trabajo caerá sobre tus hombros. Alguien me dijo una vez que una mujer no puede tenerlo todo, carrera y familia. Respetuosamente, no estoy de acuerdo, no lo puedes tener todo al mismo tiempo, pero si se puede tener carrera y familia. ¿Cómo? Creando una villa alrededor de tus hijos, ósea con ayuda, hacerlo sola es muy duro.


Los pros de otro bebé, en mi opinión


Ya te dije lo que debes considerar para tomar una decisión informada, pensando fríamente en lo que es practico y lo que no. De una vez te digo, tener otro hijo no es practico, pero puede ser una aventura que, a pesar de no ser fácil, puede traerte más satisfacciones que dolores de cabeza.


Si amaste ser mamá de tu primer hijo, vas a repetir la experiencia nuevamente con el segundo. No será igual, cada bebé llega con sus propios desafíos. No te garantizo que sea mejor o peor que el primero, pero si puedo decirte lo siguiente: será diferente, sumamente entretenido y muy educacional ya que apreciaras de cerca la individualidad de cada uno de tus hijos.


Otro de los beneficios en mi experiencia, es el regalo de un hermano o hermana para tus hijos. Puede que al principio no estén muy felices de no ser los únicos, pero eventualmente tendrán a un compañero y, Dios primero, un amigo que no solo comparte la misma genética, sino que lo conoce mejor que nadie. Si este argumento no te convence, les darás a alguien con quien jugar o con quien pelear, de ambas maneras estarán distraídos para que tu puedas tener un poco de espacio para ti. Las madres tenemos que aprovechar lo que se pueda.


Toma en cuenta que varios estudios sugieren que el tener una conexión fuerte con los hermanos ayuda a la salud mental, reduce el estrés, te hace más optimista y ayuda a que se lleve una vida más sana cuando los hijos son adultos. Así que lo puedes ver como una manera de extender ese apoyo para tus hijos más allá de lo que tú puedes darles en un futuro.


Retorno de inversión


Si analizas, el tener hijos es la más grande inversión de tu vida. No solo inviertes dinero, inviertes tu tiempo, tu salud mental y física, tu energía, en fin, todo lo que tienes para lograr que esos seres humanos que trajiste al mundo sean felices y productivos. Entonces es lógico preguntarte antes de realizar esta inversión ¿Cuál es mi ROI (return of investemnt)?


En mi caso, y pongo de antemano el disclaimer, voy a sonar cursi, pero es la verdad. El tener más de un hijo ha sido una gran aventura en la que siento que he crecido y sigo creciendo como ser humano. Cada uno de mis hijos me ha enseñado algo nuevo y las lecciones no terminan ya que todavía viven conmigo. Te puedo decir que me siento mejor persona por ser su mamá ya que he tenido que tratar de ser el ser humano que quiero que ellos sean cuando se conviertan en adultos. A pesar de que demandan mucho de mi en todas las áreas de mi vida, lo que me devuelven en amor y satisfacción es invaluable. Por cada lagrima, hay cinco sonrisas. Así que para mí el retorno en mi inversión es trillones de trillones de veces más de lo que jamás hubiese imaginado.


Finalmente, lo bueno es que la decisión es tuya


Cuando pienses en tener otro bebé, es bueno que consideres todos los puntos que te di basado en mi experiencia. Lo único que te digo es que no tomes una decisión basada en el miedo. Recuerda que el conocimiento te da poder, si sabes lo que puede suceder, tienes más chance de prepararte, física y mentalmente. Algo que te recomiendo antes de tener otro hijo, es buscar la ayuda que necesitaras para estar bien. Ya sea familia, vecinos, suegros, amigos, busca tu villa para que cuando te sientas abrumada, tengas a quien pedir ayuda.


Ya sea que te quedes con un solo hijo o tengas dos o más, que sea tu decisión. No permitas que nadie te presione. Solo tu y tu pareja son quienes puede determinar lo mejor para tu familia. Sin importar lo que decidas, te deseo buena suerte y que disfrutes la jornada pensando siempre que si tu estas bien, tu familia también lo estará.

Kommentare


bottom of page